El exdirector de Obras Públicas, señalado por graves faltas y quien contribuyó a los daños patrimoniales en las cuentas públicas 2016 y 2017

Agua Dulce, Ver.- El nombre del exdirector de Obras Públicas y exaspirante a la sindicatura municipal por el PRI, en las pasadas elecciones locales, Agustín González Córdova, comenzó a sonar para ocupar el cargo de presidente del tricolor, en esta localidad.

Fuentes políticas revelaron que se trata de una propuesta del mismo grupo del exalcalde Daniel Martínez González, para seguir con el control del partido, después de que desde hace más de cuatro años el grupo sindical se hizo con la dirigencia a través del excontralor y actual funcionario de la Sección 22, Alfredo Villanueva Laureano.

La renovación en el interior del PRI de Agua Dulce ya se debió haber realizado, sin embargo, puesto que actualmente se encuentran en pleno proceso electoral y está en juego la Presidencia de la República, la gubernatura de Veracruz, diputaciones locales y federales y las senadurías, se ha pospuesto la renovación de la dirigencia local.

Una de las propuestas para ocupar el cargo y que el grupo de influencia del sindicato petrolero continúe controlando al tricolor es Agustín González Córdova, quien aspiraba a ser candidato e incluso ya se había registrado, pero de última hora fue cambiado al cargo de síndico, para cubrir la cuota de género y permitir que una mujer fuera la aspirante a la alcaldía de Agua Dulce.

La propuesta no es del todo compartida por otros grupos dentro del PRI local, mismos que se han sentido desplazados en los últimos años, debido al control por parte de la Sección 22 y que ha derivado en renuncias a la militancia.

Agustín González todavía se enfrenta a las investigaciones del Órgano de Fiscalización Superior del estado de Veracruz (Orfis) por el daño patrimonial a la Cuenta Pública 2016, de la que se debían casi 800 mil pesos, además de que durante su trayectoria como director de Obras Públicas fue señalado de realizar obras a precios inflados, presunto tráfico de influencias, al beneficiar a compañías a modo y de contribuir a que casi el 90 por ciento de la obra eléctrica no se entregara a la CFE y, por lo tanto, no beneficie a ningún ciudadano en la actualidad.

Por Violeta Santiago

¿Usted qué opina?: