Guadalajara, Jal.- Debido a la pandemia de COVID-19, miles de trabajadores dedicados a la organización de eventos, servicios de banquetes y renta de salones se quedaron sin fuente de ingresos, por lo que ahora les urge reanudar sus actividades y, para ello, presentaron el demo de una boda con sana distancia y medidas de prevención.

Empresarios del ramo presentaron ante la Mesa de Reactivación Económica su propuesta, donde contemplan que los salones operarán al 50 % de su capacidad, con no más de 300 personas, mesas con 1.5 o 2 metros de separación, invitados con caretas y cubrebocas, pistas solo para los novios o por pareja, tapetes sanitizantes, dispensador de gel antibacterial y chequeo de temperatura en la entrada.

También contemplan colocar mesas especiales con dos asientos, para adultos mayores o mujeres embarazadas.

“Tú tienes que proponer un protocolo porque no existe para que le digas gobierno, ábreme (…) Metimos un pliego petitorio, juntamos mil 400 firmas en dos días, hicimos 17 puntos de recolección en dos horas, metimos el pliego y nos empezamos a acercar con cámaras. Este video nos lo pidió la Cámara de Comercio” informó la wedding planner Mónica Robles, propietaria de la empresa de banquetes El Tinto.

“Ya nos llevó a la Mesa de Salud, les presentamos nuestro protocolo, le preguntamos qué es lo que les preocupaba y les pedimos que nos dejaran hacer este demo para demostrarles que sí podemos cuidarlos (…) Se hace la limpieza completa, se limpia todo listo con cloro, con todos los sanitizantes, después se llega con la máquina de vapor se sanitiza, se limpia completamente todo, cierras el área y se abre hasta que vayan a entrar ya las personas”, relató Humberto Zaragoza Lavin, propietario de la Hacienda Santa Lucía, donde se desarrolló el evento, y de la empresa de banquetes chef Humberto Zaragoza catering.

Los platos permanecerán en un horno hasta utilizarse, en las mesas no colocarán menús ni servilletas; el pan y botanas se servirán en bolsitas individuales.

El mismo protocolo aplicará para XV años, primeras comuniones y cumpleaños, las graduaciones aún no se contemplan.

Prevén que para agosto Jalisco pase a semáforo amarillo y en ese entonces podrán reanudar los eventos sociales. Antes de la pandemia, en el estado se realizaban alrededor de 686 bodas por semana y para cada una trabajaban al menos 200 personas.

TE RECOMENDAMOS LEER:

Gobierno de Ensenada justifica pachanga por boda del titular de Bienestar