París, Francia.- Las protestas de los llamados chalecos amarillos contra el gobierno de Emmanuel Macron vuelven este sábado y movilizan a alrededor de 80 mil agentes en todo el país para evitar disturbios, como los ocurridos la semana pasada.

Alrededor de 32 mil personas han salido a las calles en lo que sería la novena jornada semanal que comenzó con el gasolinazo anunciado por el Ejecutivo y que semanas más tarde suspendió, sin embargo, las manifestaciones no han cesado.

«Esperamos medidas concretas, los anuncios de Macron son migajas que pagan los contribuyentes. Nos pide hacer esfuerzos, pero son ellos los que deben hacerlos, hay tantos abusos y privilegios entre los políticos», opinó una mujer de 59 años que ha salido a marchar en contra del presidente francés.