Cuernavaca, Mor.- Una más de las obras estrella del sexenio de Enrique Peña Nieto se va a la basura: el gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, logró la aprobación del gobierno federal para que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes  elimine el Paso Exprés, que siempre será recordado por el socavón que resultó mortal para dos hombres, sin que el anterior titular de la SCT asumiera responsabilidad alguna.

Esta semana, trabajadores de Caminos y Puentes Federales de Ingresos y Servicios Conexos (Capufe), comenzaron a retirar las barras de contención que separaban los cuatro carriles centrales, reservados para los usuarios de la Autopista del Sol, de los seis laterales destinados al tráfico de Cuernavaca.

En 48 horas, empleados de Capufe han retirado cuatro kilómetros de muros de contención del sentido norte-sur. Al terminar el trabajo, que tomará varias semanas, los automovilistas podrán utilizar los 10 carriles del tramo de 14.5 kilómetros.

Fidel Giménez-Valdés, secretario de Obras Públicas de Morelos, explicó que el Gobierno estatal busca desincorporar el tramo federal a favor del estado y convertirlo en un bulevar, con mejores entradas y salidas, que sirva a la ciudad de Cuernavaca.

Detalló, que por ahora, luego de eliminar los bolardos, se reducirán los carriles de 10 a ocho, de 3.50 metros, con una vía de acotamiento de 2.50 metros –que en este momento no existe- y además cada carril mide 3.20 metros de ancho, lo que incumple la norma técnica.

¿Usted qué opina?: