Poza Rica, Ver.- Una familia de la colonia Niños Héroes abandonó su vivienda, y otros vecinos más viven bajo el temor, por los deslaves de tierra y el colapso de un tramo de barda perimetral que construyó la administración municipal anterior, hace casi tres años, para pavimentar una de las calles.

Se trata de la avenida Juan Escutia de ese sector poblacional que, en menos de dos meses, se “hundió”, y rompió un muro de contención que la comuna pasada cimentó para contener el suelo, y poder rehabilitar el acceso con concreto hidráulico.

Una de las vecinas, quien dijo llamarse Rosa Cruz, declaró que una de las familias, la más perjudicada, abandonó su domicilio por temor a quedar aplastada por el alud de tierra y los enormes pedazos de cemento que se acumularon justo detrás de la propiedad.

Son varios metros de longitud de la calle que se despedazaron a causa del desbordamiento. Ante la falta de reparación de la obra, los deslizamientos continúan e incluso otro tramo de la barda perimetral permanece agrietado y casi inclinado hacia otro domicilio, situación que mantiene intranquilos a los pobladores de ese núcleo habitacional.

Los daños ya alcanzaron todo un carril de la calle Juan Escutia, pero por la falta de reconstrucción, el acceso ya registra más agrietamientos en otras zonas, por lo que preocupa más a los vecinos de la colonia Niños Héroes.

La señora Rosa Cruz declaró que el resto de las familias viven intranquilas ante el incremento de las afectaciones, pero también por la temporada de lluvias, la cual causará mayores estragos sobre ese acceso carretero que comunica a los pobladores de la colonia Vicente Herrera.

Solicitó el apoyo y la intervención de las autoridades municipales actuales para reconstruir la calle, y garantizar la tranquilidad de las familias de esa área poblacional.

Por José Martín