Amilcingo, Mor.- El fiscal de Morelos, Uriel Carmona Gándara, admitió que llegaron tarde a la escena del asesinato del activista Samir Flores, quien se oponía a la termoeléctrica.

“Cuando la Fiscalía General del Estado llega, ya no estaba la cartulina. Los peritos de la Fiscalía no recibieron físicamente la cartulina (…) Estamos recabando la información, no estamos haciendo ninguna conjetura, estamos viendo quién la pudo haber resguardado o tomado, pues es un indicio más de la investigación, comentó el funcionario.

Se refería a una cartulina en la que el crimen organizado reivindicaba la ejecución de Samir y que sería una de las más importantes pruebas periciales debido a que explicaba los motivos del asesinato aquella mañana del 20 de febrero pasado.

Un policía estatal asignado a Temoac fue quien supuestamente tomó la fotografía a la cartulina y la integró al parte oficial, no obstante, más tarde ya no estaba y es por ello que no forma parte de la carpeta de investigación que el Ministerio Público abrió para esclarecer el caso.