Tampico Alto, Ver.- La pesca que fuera la principal base de la economía y el sustento para cientos de familias en Cabo Rojo, está agonizando.

Sobre el particular Rosalino Cruz Dávila, permisionario de pesca, explicó que la falta de producción en la laguna para todos ellos, “ya no da para más”, pues no se logran ingresos y esperar a que esto cambie es resignarse a vivir en la pobreza.

Abundó que por ello los jóvenes deciden irse, pues no hay producción, por lo que refirió es necesario buscar otras opciones de empleo.

Dijo que solo están quedando los que son ejidatarios y, tienen un pequeño terreno, y apenas poseen de 2 a 3 vaquitas; otros tienen más animales para cuidarlos, pero sus hijos se van.

Puntualizó que es muy triste dejar la pesca, pero esta actividad ya no es una opción primordial como lo fue en el pasado, y las nuevas generaciones buscan ante todo, darle una vida digna a sus futuras familias; de ahí que se marchen de la isla.

Por Francisco Díaz

¿Usted qué opina?: