Ciudad de México.- La inseguridad en el país ha puesto contra las cuerdas al sector privado, admitió el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos Walther, quien resaltó el caso de la región de Tierra Caliente en Guerrero.

En Ciudad Altamirano de aquella zona cerró sus puertas esta semana una planta distribuidora de PepsiCo, poco antes de que se cumplieran tres meses del cese de operaciones de la planta de Coca-Cola Femsa.

“El llamado que hemos hecho una y otra vez, es para que haya una acción mucho más puntual, mucho más decidida por parte de los gobiernos”, enfatizó el empresario, que añadió que es su “obligación primaria que tienen como autoridad”.

Y reprochó que la iniciativa privada se vea obligada a contratar más guardias para cuidar no solamente sus instalaciones, sino también la de las mercancías e incluso de los directivos.

Por su parte, el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Francisco Cervantes, remarcó en la evolución de las actividades delincuenciales y señaló el caso de los huachicoleros, que ahora también atracan ferrocarriles y roban lo que transportan.

Este último delito puede representar el 0.5 por ciento del PIB (unos 85 mil millones de pesos), mencionó luego de que se detectara un alza de 116 por ciento de los casos desde 2014.

¿Usted qué opina?: