Tuxpan, Ver.- Los apoyos que ha brindado el gobierno estatal y federal a los productores y ganaderos no ayudaron a solucionar problemas entre los integrantes de los referidos sectores.

Durante la temporada de sequía, la cual fue prolongada y extrema, el gobierno estatal se comprometió a entregar pipas de agua para poder abastecer a los ganaderos de la región quienes estaban sufriendo de pérdida de animales por falta de agua y pasto para sus praderas, sin embargo, dicho apoyo sólo llegó a unos cuantos y fue muy poco el líquido que se pudo enviar.

Además, se entregó un recurso de 2 mil 400 pesos por ganadero que, para poder atender la falta de agua, apoyo que no sirvió de nada, pues tan solo una pipa de agua tiene un costo superior a lo entregado por las autoridades.

El presidente de la asociación ganadera local de este puerto indicó que el apoyo que el gobierno estatal y federal debió otorgar es maquinaria o el recurso para la construcción de ollas de agua o presas, para poder captar agua y evitar tantas pérdidas de ganado.

“Se requieren cerca de 40 horas de Caterpillar para hacer una presa y el costo por hora de esta maquinaria es de mil pesos, son cerca de 40 mil pesos los que se requieren para una olla de agua, pero el gobierno puede otorgar la maquinaria, lamentablemente año con año nos prometen que trabajarán en ello y sólo quedan en promesas, han enviado recurso, pero muy poco”.

Ahora bien, en el caso de productores que perdieron cabezas de ganado, el gobierno federal sólo los apoyó con 100 pesos por animal caído, pero condicionando a únicamente seis vacas por ganadero.

Por otra parte, los agricultores señalaron que recientemente se les hizo entrega del pago del seguro catastrófico, para aquellos que perdieron sus cosechas, pero el apoyo es de sólo 600 pesos por hectárea, lo cual no los ayuda ni siquiera a recuperar el total de los recursos de sus siembras.

Tanto agricultores como ganaderos dijeron sentirse decepcionados de la cuarta transformación y sus gobiernos, pues en vez de dar los apoyos prometidos y salvar el campo, como muchas veces les hicieron creer, reiteraron que están peor que antes, pues sus apoyos son una burla y los recortes al presupuesto del campo cada vez son mayores.