** Recomienda el Orfis a los nuevos alcaldes

XALAPA, Ver.- El auditor general del Órgano de Fiscalización Superior, Antonio Portilla Vázquez, recomendó a los alcaldes electos a estar muy pendientes de la información que recibirán en el proceso de entrega-recepción, pues señaló que prácticamente en los 212 municipios existen observaciones de tipo financiera y de la obra pública.

Entonces, para evitar caer en alguna irregularidad, insistió que deben estar atentas las próximas autoridades municipales sobre lo que firman y lo que reciben.

“La fase financiera y la auditoría técnica a la obra pública son los problemas más recurrentes dentro de las cuentas públicas municipales”, añadió.

Precisó que el 13 de julio se publicó en la Gaceta Legislativa la modificación de la presentación de las cuentas públicas y, para el caso de alcaldes electos que asumirán el cargo el próximo primero de enero, la cuenta pública deberán presentarla a más tardar el 30 de abril de 2018.

Explicó que la cuenta pública consta de cinco apartados: información contable, presupuestaria, programática, información complementaria y análisis cualitativo de los indicadores de postura fiscal.

La revisión de esta cuenta se realiza en dos fases: la de comprobación, y la de determinación de responsabilidades. Dichas fases comienzan con una orden de auditoría que se hace llegar a cada uno de los entes municipales donde conocerán la modalidad y el alcance de la misma.

Posteriormente, se lleva a cabo la revisión y se da origen a un pliego de observaciones, este será notificado a todos los servidores y ex servidores públicos municipales donde se haya detectado alguna injerencia, y tendrán un plazo de 20 días hábiles para poder solventar las observaciones.

Por último, una vez analizada toda la información, se genera el informe del resultado que se presenta al Congreso del Estado.

La Auditoría Especial de Fiscalización a Cuentas Públicas genera tres conclusiones:

Observaciones de tipo administrativo que pueden prevalecer para darles seguimiento por el órgano interno de control; emisión de recomendaciones que se dan a los entes fiscalizables y que es importante tomen en consideración, en virtud de la detección de debilidades en la revisión y; por último, las observaciones de presunto daño patrimonial, este último llevará a una segunda fase de fiscalización.

La institución destacó algunas de las observaciones más recurrentes en la fiscalización de las cuentas públicas, focos rojos que deben tomar en cuenta los munícipes electos a la hora del proceso de entrega-recepción.

 

Por Alejandro García