Coatzintla, Ver.- Por órdenes de la alcaldesa Patricia Cruz Matheis, reubicaron a unas comerciantes ambulantes que desde hace 13 años vendían comida en los pasillos del Ayuntamiento de Coatzintla.

Pero desde que las quitaron del palacio municipal, sus ventas colapsaron para las vendedoras quienes lamentaron las afectaciones que ahora sufren sus familiares porque dependen económicamente de esas actividades comerciales.

El gobierno local los reinstaló en una propiedad ubicada en la avenida Venustiano Carranza casi esquina con la calle Salvador Díaz Mirón de la colonia Centro, casi a un costado de la iglesia de Santiago Apóstol.

Pero una de las señoras narró que la gente dejó de comprarles sus guisados debido a que desconocen en qué parte están instalados. “Ayer, (el pasado miércoles), no vendí nada. Ni una sola orden de tacos. Nos afectó mucho el hecho de que nos quitaron del Ayuntamiento. Y no sabemos por qué, sólo nos dicen que damos mala imagen si estamos ahí vendiendo”, cuenta la comerciante.

Ella junto a otras dos mujeres vendieron sus guisados durante los últimos 13 años y ningún presidente municipal las removió de esa zona pública considerando que sólo les perjudicaría porque sus ventas se generaban con las visitas de los ciudadanos que acudían al Ayuntamiento a realizar sus trámites.

Las afectadas lamentaron la indiferencia de la alcaldesa perredista Patricia Cruz Matheis, a quien le han insistido que les otorgue permisos con pagos de por medio para instalarse en los alrededores del parque central Manlio Fabio Altamirano, pero su respuesta siempre ha sido “no”.