Implican al director Antonio Huesca en cobro de “cuotas”

Poza Rica, Ver.- Los familiares de los presos acusaron al director del Centro de Reinserción Social (Cereso), Antonio Huesca Figueroa, en complicidad con los policías, de cobrar cuotas para dejar dormir a los reclusos y permitirles llevar alimentos y bebidas. Los que se nieguen a aportar son golpeados y heridos gravemente, para obligarlos a que cumplan con la “orden”.

Por seguridad de las víctimas, los inconformes solicitaron el anonimato, pero afirmaron que los reos que no paguen están amenazados a ser golpeados por órdenes del director del reclusorio, quien desde hace dos meses comenzó a aplicar cobros de piso a los más de 300 internos, entre hombres y mujeres.

Pero también los inconformes denunciaron que cuando los policías detectan objetos o alimentos que están prohibidos ingresar, éstos piden una cuota para permitir el paso. El pago puede ser de hasta 300 pesos, y de negarse a contribuir, los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) arrojan a la basura la comida y las pertenencias de la persona que pretende convivir con su ser querido.

Otro testimonio reveló que el director del reclusorio cobra los dormitorios, el uso de los baños, y hasta por calentar la comida que les llevan. La cuota semanal asciende a unos 200 pesos, sin embargo, los familiares insistieron en que se les dificulta cumplir con esas aportaciones, por lo que temen por la vida de sus conocidos, que están pagando una condena por algún delito.

“Este nuevo director nos ha hecho gastar mucho en ellos…y pues ellos tienen temor de lo que les puede hacer el director del Cereso…”, expresó la fuente, que exige la intervención de las autoridades para evitar más torturas y cobros de cuotas en contra de los internos.

En semanas, el delegado regional de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), Tonatiuh Hernández Sarmiento, junto con más personal, visitaron el Cereso para atender las solicitudes de intervención por parte de los familiares de los presos, sin embargo, las arbitrariedades continúan por parte de las autoridades del Centro de Reinserción Social y de la SSP de Veracruz.

Por José Martín

Gráfica Ademir Lozano Neri