Ciudad de México.- A pesar de que en reiteradas ocasiones el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, se mostró en contra del fracking, el mandatario ha desatado asombro y hasta inconformidad al incluir en el presupuesto del 2020 más de 10 mil millones de pesos para esta práctica.

Esto se ve en el Presupuesto de Egresos 2020, en el apartado de Pemex Exploración y Producción (Pemex-PEP), donde se ve al gobierno federal destinando recursos para dos partidas en las cuales se realiza el fracking.

Una de ellas es el Proyecto Aceite y Gar Lutitas que abarca pozos en los complejos de Sabinas, Burro-Picachos, Burgos, y Tampico-Misantla, donde se destinaron 4 mil 655 millones de pesos del presupuesto.

Otra más es el Proyecto Aceite Terciario del Golfo, donde las autoridades federales asignaron una partida de 4 mil 655 millones de pesos para los campos productivos en los estados de Veracruz y Puebla.

En total, el gobierno está asignando la cantidad de 10 mil 837 millones de pesos para una práctica que se supone no acepta, pues durante toda su campaña política rumbo a la Presidencia, López Obrador uso como discurso que en su administración, él eliminaría el fracking, ya que decía, en ese entonces, afectaba al medioambiente.