Ciudad de México.- En medio del cruce de culpas que se dio entre la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y la Secretaria de la Función Pública (SFP) por la omisión de un departamento en Estados Unidos en la declaración de la exministra, el presidente Andrés Manuel López Obrador, señaló que dio instrucciones para que todos los informes de situación patrimonial de los funcionario sean públicos.

“Hablé precisamente con la Secretaría de la Función Pública para ya no dar motivo a malas interpretaciones, que ya no tenga Jesús que estar aquí compareciendo y ya le instruí que se oprima un botón y que se dé a conocer todo”, dijo el mandatario durante la conferencia de prensa matutina.

Tras confirmar que todos los funcionarios, incluidos los delegados federales, deben hacer públicos sus bienes y conflictos de intereses, el mandatario señaló que con la orden a la SFP se busca cumplir con el compromiso de que toda esa información sea pública.