Martínez de la Torre, Ver.- Pérdidas por varios millones de pesos, ocasionó para esta región el bajo costo de la naranja.

La fruta no fue cosechada en su mayoría, debido a que lo que pagaban por tonelada no era redituable para los productores.

En entrevista con citricultores de las comunidades de la zona norte del municipio, dijeron que este año fue uno de los peores en un par de décadas, ya que cerca del 80% no vendió su fruta, esperanzados a que la situación iba a cambiar.

Sin embargo, apuntaron que no subió a más de mil pesos la tonelada en el árbol, precio que a decir de los quejosos, no es redituable, ya que, tanto abono como fertilizantes, también han aumentado considerablemente.

Por ello, muchos aún tienen su fruta madurándose y cayendo, ya que ahora el precio está a mil pesos tonelada ya puesta en la juguera y a 700 en el árbol, lo que representa que sólo van a cosechar para pagar a los trabajadores y gastos de transporte.

Por ello, piden la intervención de los tres niveles de gobierno, para que la situación mejore para los productores de naranja en esta zona, y no los sigan teniendo olvidados como hasta la fecha.

Por Iván Alí Sarmiento

¿Usted qué opina?: