Álamo, Ver.- Una suma aproximada a los 30 mil pesos y un equipo de cómputo portátil fue el monto que presuntamente se llevaron los amantes de lo ajeno de la gasera “El Tajín”, cuya sucursal se ubica sobre la carretera estatal Álamo-Castillo de Teayo, a unos metros del abandonado módulo de seguridad que se encuentra a la entrada que conduce al ejido El Cerrito.

Fue el jefe de dicha sucursal, Santos Segura Guerrero, quien reportó a las autoridades sobre el supuesto robo, asegurando desconocer la hora en la que sucedieron los hechos, ya que al arribar por la mañana al establecimiento se percató de que la entrada principal se encontraba forzada y que la caja fuerte de la oficina había sido rota, de donde fácilmente sustrajeron el dinero y el equipo de cómputo, teniendo que acudir a la Fiscalía para que se inicien las investigaciones correspondientes en torno a este caso.

Por Alberto Lee