Cancún. Q. Roo.- La Policía Municipal asestó certero golpe a banda de robacoches, al ser ubicado un taller que era utilizado como bodega para guardar y desvalijar.

Lo anterior se dio gracias a que un agraviado denunció a través del número de emergencias 911, que le habían robado su auto pero el cual tenía un GPS, el cual lo siguió y dio con el negocio que en realidad lo utilizaban para delinquir.

Desafortunadamente cuando llegaron, las unidades ya no se encontraba ni tampoco las personas que en éste hacían sus fechorías por lo tanto no hubo detenciones.

El inmueble quedó bajo custodia de agentes ministeriales y Policía Municipal, en espera de que arribara un juez y este libere orden de cateo para ingresar, ya que el agraviado interpuso su denuncia ante el fiscal del Ministerio Público.

Fueron puestos a disposición tres automóviles, entre ellos un auto de alquiler, los cuales ya estaban siendo desvalijados, así como varias partes de otros automóviles que habían sido completamente desmantelados.

Será en el transcurso de este sábado que se libere la orden de cateo, pero seguramente el terreno será asegurado por la FGE.

¿Usted qué opina?: