Buenos Aires, Argentina.- La Policía argentina detuvo a Paola Córdoba por asestarle 185 puñaladas a su esposo, quien, según dijo la hermana de la imputada, la obligaba a prostituirse.

“No la dejaba dormir y le decía que si se dormía se terminaba todo, la iba a matar”, declaró María, la hermana de Paola, de 38 años.

La homicida tuvo cuatro hijos con Alberto Naiaretti, de 46 años y dueño de un almacén, a quien ya había denunciado varias veces por violencia de género desde 2017.

“Él maltrataba a los chicos, a Paola, era una mala persona”, abundó María y reveló que su sobrina Milagros, la mayor de los hijos de la pareja, le mandó un mensaje avisándole que su madre había matado a su padre.

Los vecinos testificaron que la mujer era constantemente golpeada por Alberto y la obligaba a pararse en la ruta 8 para ofrecer servicios sexuales.

¿Usted qué opina?: