Temixco.- Una vez más quedó demostrado de humanidad de integrantes del crimen organizado que este domingo sumaron dos nombres más a sus víctimas; lamentablemente, una de ellas era una criatura. El pepeño Sait, de apenas cuatro años de edad, acompañaba a su padre, Marcelo Avilés, de 46 años, que circulaba en su auto por la colonia Nopalera, de este municipio, cuando les llegó la muerte.

Eran las 21.30 horas del sábado cuando un grupo de hombres enmascarados y armados con metralletas, a bordo de un vehículo blanco y una motocicleta, interceptaron la unidad donde iban el hombre y su hijo, en la calle Insurgentes, a la altura del centro de Salud,  y sin clemencia alguna lanzaron sobre ellos una lluvia de balas que mató de manera instantánea al niño mientras su padre logró llegar con vida al hospital comunitario, donde los esfuerzos para salvarle la vida fueron inútiles.

Los criminales huyeron hacia la colonia Santa Mónica, dejando atrás los cuerpos abatidos. La arteria vial fue cerrada a la circulación para que peritos de la Fiscalía General del Estado (FGE) fijaran al menos 22 casquillos calibre 2.23 que quedaron esparcidos alrededor del vehículo para posteriormente ordenar el levantamiento de la primera de las víctimas.

¿Usted qué opina?: