Papantla, Ver.- Paramédicos de Protección Civil acudieron hasta la alejada comunidad Pípila, para atender a una persona que fue atropellada por su propio hijo, quien en estado de ebriedad conducía una camioneta.

Los hechos se registraron al filo de las 19:00 horas en la citada localidad, cuando el hoy lesionado Nereo Pérez Olarte, de 44 años, intentó detener a su hijo, quien conducía bajo los influjos del alcohol y trataba de evitar que éste provocara un accidente o perdiera la vida.

Sin importarle que su progenitor estaba frente a él, el ebrio conductor no detuvo su marcha, atropellándolo y provocándole fracturas en la tibia y peroné de la pierna izquierda, por lo que tuvo que ser ingresado al hospital general de esta ciudad.

Por Juan Olmedo