Xalapa, Ver.- José de Jesús Daniel López Muñoz, académico de la Facultad de Bioanálisis de la Universidad Veracruzana (UV), advirtió sobre el aumento de padecimientos coronarios entre la población joven, derivado de estilos de vida sedentarios y consumo frecuente de alimentos ricos en grasas.

Señaló que el año pasado, el cuerpo académico (CA) Riesgos a la Salud, adscrito a esta entidad académica y del cual forma parte, realizó un estudio en el que participaron 338 estudiantes de la Unidad de Ciencias de la Salud, el cual arrojó que el cuatro por ciento tienen un alto riesgo coronario.

Dio a conocer que ante la necesidad de conocer el motivo por el cual los jóvenes sufren infartos a una temprana edad se decidió llevar a cabo esta investigación.

Al respecto, subrayó que las enfermedades cardiovasculares pueden empezar a desarrollarse desde la infancia y hasta la vejez, con la formación de placas de ateromas en las arterias.

Los ateromas son lesiones focales que se inician en la capa más interna de una arteria.

Aunque el factor genético es importante, los estilos de vida y la alimentación también contribuyen al incremento de este padecimiento por el consumo frecuente de una mayor cantidad de lípidos y grasas.

El especialista, quien imparte las experiencias educativas (EE) Hematología, Inmunohematología, Trabajo Recepcional, Bioética y Administración de Laboratorios, resaltó que esto ocasiona la acumulación de placas de ateroma en las arterias.

“Esto hace que la arteria pierda elasticidad, aumente el grosor y la presión sanguínea, y que se desencadenen algunos accidentes vasculares.”

Con relación al estudio efectuado en la Unidad de Ciencias de la Salud, reveló que el cuatro por ciento de la población total analizada presentó un alto riesgo coronario.

Subrayó que aunque este porcentaje no es significativo, de forma individual representa que cada vez más jóvenes son propensos a sufrir un infarto.

Dicho estudio fue desarrollado a través de dos tipos de cálculos. Uno de ellos es el de Castelli, el cual sirve para analizar los valores de colesterol encontrados. Mientras que el segundo correspondió a un cuestionario aplicado a los estudiantes para medir el riesgo coronario, y donde se les preguntó si eran hipertensos o fumadores.

Para dar seguimiento a estos casos, López Muñoz informó que se les ha atendido a través de la Facultad de Nutrición y de un equipo multidisciplinario de la Unidad de Ciencias de la Salud.

Ante esta situación, advirtió del cambio que deben asumir los universitarios en sus estilos de vida, en el sentido de incrementar el consumo de verduras y reducir los productos ricos en grasas.

Recordó los datos alarmantes en materia de obesidad infantil que distinguen a México a nivel mundial, por lo cual se debe prestar mayor atención para revertir las afectaciones en la población joven.

Dijo que por parte de este CA, también se han hecho estudios de detección de colesterol, anemias e insulinorresistencia, entre otros.

¿Usted qué opina?: