Estocolmo.- Una amarga victoria obtiene este domingo el partido socialdemócrata que con el 28.2 por ciento de votos cosecha el peor resultado de su historia. Lo peor es que los electores convirtieron a la ultraderecha en la segunda fuerza política al dar a los xenófobos Demócratas Suecos (DS) un resultado inicial de 17.7 por ciento de los sufragios.

El partido del hasta ahora primer ministro, Stefan Löfven, ha quedado primero, pero su caída ha sido tal, que no le llegan los números para formar Gobierno con los demás aliados de izquierdas, tal y como va el recuento. Juntos obtienen el 40,6% de los votos y la Alianza de derechas (Moderados, Centro, Liberales y Democratacristianos) el 40,3%. Un empate técnico entre derecha e izquierda.

El líder xenófobo Jimmie Akesson ya ha dejado claro que su apoyo tiene un precio, lo que puede hacer que Suecia gire a la derecha después de cuatro años de gobierno socialista. “Los partidos populistas nacionalistas han aumentado en fuerza en la mayoría de los Estados occidentales”, reconoce Ulf Bjereld, profesor de Políticas en la Universidad de Gotemburgo.

“Los perdedores parecen ser los dos grandes partidos, socialdemócratas y conservadores. Algo parecido a lo que ocurrió en Alemania”, secunda Torbjörn Larsson, de la Universidad de Estocolmo.

 

¿Usted qué opina?: