En ninguna sucursal se aprecia vigilancia ni de las instituciones, ni de Seguridad Pública

Poza Rica, Ver.- La nula seguridad que hay en bancos de la ciudad ha provocado un crecimiento desmedido de atracos a las afueras de sucursales, acusan clientes que han sufrido el despojo de dinero y señalan directamente a los bancos.

Varios cuentahabientes han alzado la voz, toda vez que los hampones cada vez batallan menos para conseguir cuantiosos botines; acusan quienes han sido víctimas de ladrones que el personal de estos establecimientos podría estar vinculado con los criminales, a cambio de una jugosa recompensa.

De todas las sucursales que existen en Poza Rica, Banorte es la sucursal que presenta más denuncias, seguida de Bancomer, pues a los clientes se les hace raro, que al ser interceptados por los ladrones, éstos ya saben hasta la cantidad que retiraron y hasta les ha costado la vida a algunos que se resisten a entregar sus ahorros.

En este sentido, dicen, es obvio que existe comunicación para informar los movimientos del cliente.

Sin embargo, hasta el momento ningún banco ha sido sancionado por las autoridades y los clientes prefieren perder el dinero, que su tiempo en la Fiscalía. Nunca pasa nada, dicen.

A pesar de que se mejoró el sistema de operación de los bancos con la llamada banca en línea, o las operaciones directamente desde un teléfono celular a través de contraseñas, ni siquiera eso ha permitido que los clientes se sientan más seguros.

En tanto, muchos otros, prefieren o están acostumbrados a acudir al banco personalmente, situación que es aprovechada por los delincuentes.

Ante la incapacidad de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) para sancionar posibles irregularidades en bancos, los cuentahabientes siguen a merced del hampa.

¿Usted qué opina?: