Papantla, Ver.- Familias papantecas han logrado burlar el cerco de seguridad en la zona costera del municipio, ingresando a la playa, contraviniendo a lo dispuesto por las autoridades para que estas permanezcan cerradas, evitando con ello la propagación del virus COVID-19.

Pese a los esfuerzos por mantener cerrado el acceso, los ciudadanos han encontrado la manera de llegar hasta el mar, evadiendo las recomendaciones de mantenerse en casa. Incluso ha habido necesidad de que la Policía Municipal intervenga para retirar a los bañistas.

Prestadores de servicios señalan que esta situación es preocupante, ya que si bien es cierto, la presencia de visitantes es un aliciente para su deteriorada economía, al mismo tiempo constituye un riesgo para los habitantes de esa franja del municipio.