Ciudad de México.- El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa (emanado de Morena), es el mandatario con la peor calificación en el país, de acuerdo con la encuesta de Arias Consultores, que este domingo presentó el ejercicio del primer mes de 2020 en cuanto a percepción de gobernabilidad.

Barbosa tiene una aprobación de apenas el 5.6 por ciento, lo que lo sitúa al final de la lista de los 32 gobernadores de México; los peores que le siguen son el de Morelos, Cuauhtémoc Blanco (PES), con 6.2 por ciento; Estado de México, Alfredo del Mazo (PRI), 10.7 por ciento; Nuevo León, Jaime Rodríguez (independiente), 13.1 por ciento; y Michoacán, Silvano Aureoles (PRD), 15.3 por ciento.

En el otro extremo de la lista, el mandatario de Hidalgo, Omar Fayad, es el mejor calificado y justo a un año de la tragedia de Tlahuelilpan el priista tiene un 58.6 por ciento de aprobación; en segundo sitio está el sinaloense Quirino Ordaz (PRI), que no se vio afectado con el culiacanazo y registra una opinión favorable del 56.4 por ciento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después de los dos priistas en los primeros lugares, se colocan un par de panistas: el gobernador de Tamaulipas Francisco Javier Cabeza de Vaca, con 53.7 por ciento, y el de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, con 53.5 por ciento; en el quinto puesto se cuela el priista Alejandro Tello, con 40.4 por ciento.

Adán Augusto López, de Tabasco, es el morenista con mejor aprobación (lugar 6 general), con 39.6 por ciento; a él le siguen el mandatario de Chiapas, Rutilio Escandón (18), con 23.2 por ciento; la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum (19), con 22.4 por ciento; el de Baja California, Jaime Bonilla (20), con 21.3 por ciento; y Cuitláhuac García (25), con 17.3 por ciento.

La encuesta titulada Así Van los 32 Gobernadores se aplicó a 12 mil 987 usuarios de redes sociales entre el 27 y 31 de enero y se enfocó tanto en la aprobación como en la confianza que inspiran los mandatarios locales, los programas sociales, obra pública, salud, turismo, corrupción, economía, empleo y, por supuesto, seguridad.