Edil es acusada de construir una vivienda en terreno donado a una iglesia

Poza Rica, Ver.- No tiene llenadera la regidora Brenda Guadalupe Carrión Cabrera, quien construyó su casa en un terreno que unos fieles cristianos donaron para construir un templo en la colonia Sector Popular.

Ella y su marido, Miguel Ramírez Pérez, se han hecho pasar como pastores, pero su ambición fue más grande que su fe, pues a través de la religión se adueñaron de un lote que fue donado por una pareja de abuelitos, a quienes sólo los conocían como don Leonel y doña Reynita.

Hace siete años aproximadamente, ambos adultos mayores fallecieron y el predio quedó a la deriva. Fue entonces que Brenda Guadalupe Carrión y su esposo, comenzaron a apoderarse de la propiedad, a base de la predicación.

Con el paso de los años, ambos “falsos” profetas iniciaron con la construcción de su vivienda, sobre la calle Choferes, de la colonia Sector Popular. Pero a los seguidores religiosos les hicieron creer que la obra era para levantar el templo, como lo habían deseado los verdaderos dueños del solar.

Sin embargo, la edificación terminó siendo la casa de la funcionaria pública, y ahora sólo dispuso un pequeño espacio para continuar con sus actividades religiosas, pero en la segunda planta del edificio.

Según cuentan los propios religiosos, el encargado de ese recinto está en manos de su cuñado, Pedro Ramírez Pérez, quien por cierto, al igual que su hermano Miguel, esposo de la edil, están incrustados en la nómina del Ayuntamiento.