Poza Rica, Ver.- Un aproximado de 350 investigaciones por desapariciones son las que se han iniciado en la zona, de 2016 a lo que va de 2019. Por desgracia, en muchos de los casos las víctimas han aparecido muertas, pero en otros, afortunadamente aparecen con vida.

El conteo que registran los colectivos de búsqueda de personas, refiere que es en esta ciudad donde existen más carpetas de investigación por desapariciones de personas, seguida del distrito de Tuxpan y por lo mismo la FGE ha designado a fiscales especializados en investigación de personas desaparecidas. Papantla, ocupa el tercer lugar.

Tan sólo en 2017, se dio inicio a cerca de 80 carpetas de investigación en esta ciudad, pero algunos de estos casos han sido resueltos, ya que uno de los factores que influye es la ausencia voluntaria de las personas, aunque las autoridades reconocen que por desgracia, de otras víctimas nada se sabe.

Y es que en la zona, se han detectado áreas donde presuntamente operaban células delictivas, por ejemplo el predio conocido como La Gallera, en Tihuatlán, donde se han hallado restos de varias personas que hasta la fecha siguen siendo estudiados en Xalapa para determinar a quién corresponden.

No obstante, familiares de desaparecidos acusan que el proceso ante las autoridades es lento, pues no se cuenta con material suficiente para determinar si los restos hallados son de sus consanguíneos.

Tan sólo refieren que para que les entreguen resultados de pruebas de ADN tienen que pasar hasta 3 años o más, y mientras tanto, viven en la incertidumbre.

Revelan que el costo de estos exámenes (perfil genético) es de casi 300 mil pesos y nadie tiene ese dinero para costearlo, por eso no les queda de otra que esperar.

En las desapariciones que aún se indagan, figuran las de mujeres, y menores de edad que no son vistos incluso desde 2015. En lo que va de 2019, en este municipio se han iniciado poco más de 20 investigaciones.