Acatlán de Osorio, Pue.- Luego de una intensa búsqueda, fue localizado y detenido el asesino de los dos investigadores de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Procuraduría General de la República (PGR), comisionados a la Interpol México.

Autoridades federales y estatales montaron un cerco policiaco en la región de Acatlán de Osorio para dar con el paradero de Orlando “N”, de 37 años, que ahora deberá responder por los homicidios de los agentes.

Las víctimas buscaban a este hombre para aprehenderlo pues es requerido por el FBI en Estados Unidos acusado de haber privado de la vida a Michael Jones, entrenador de soccer del equipo Red Bull, en la rama juvenil de la MLS.

Reportes de los medios estadounidenses informaron que el 7 de octubre del 2017, un día después del cumpleaños de Orlando “N”, este hombre mató a Mike Jones al confundirlo con un sujeto con el que había discutido en un bar. Lo apuñaló y le cortó la oreja.

Dos días después, compró un boleto de avión y abordó el vuelo 401 de Aeroméxico. Partió del aeropuerto de Nueva York y aterrizó en el Aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México, en la Terminal 2, según los registros que dejó su pasaporte.

Así es como Orlando había dejado atrás el sangriento crimen que le imputan las autoridades estadounidenses, sin embargo, las investigaciones siguieron y se le señala como el autor material del asesinato.

Por ello, la Oficina Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) solicitó a la Interpol México, la captura de Orlando, quien fue ubicado viviendo en la colonia San Miguel, en Acatlán de Osorio, hasta donde los agentes fueron para intentar aprehenderlo con fines de extradición a Estados Unidos.

El hombre los recibió a balazos y logró abatir a dos de los agentes, Víctor Hugo Suárez Díaz y Luis Alberto Luna Ibarra. Logró escapar, pero por los rastros hemáticos localizados en el lugar se supo que iba herido.

La búsqueda de este peligroso hombre se realizó en aquella región del estado de Puebla, y también en Oaxaca, a donde se creía pudo haber escapado.

Por Jorge Barrientos

¿Usted qué opina?: