Washington, DC.- Luego de pernoctar en Niltepec, la caravana de migrantes centroamericanos –compuesta por cerca de siete mil personas– partió durante la madrugada hacia Juchitán de Zaragoza, a 60 kilómetros de donde estaban.
 
Así, continúan su recorrido hacia el norte del país para llegar a la frontera con Estados Unidos y lograr consolidar el sueño americano, pese a que el presidente Donald Trump ha amenazado con quitar la ciudadanía estadounidense a los hijos de indocumentados nacidos allí.
 
“Definitivamente puedes hacerlo con un acto del Congreso, pero ahora están diciendo que puedo hacerlo con una orden ejecutiva… Está en el proceso. Va a ocurrir… con una orden ejecutiva”, adelantó el mandatario republicano cuya retórica contra los migrantes ha sido reforzada con la militarización de la frontera.
 
En entrevista para el sitio Axios, criticó lo que llamó “bebé ancla”: “Qué ridículo, somos el único país en el mundo donde una persona viene, tiene un bebé y el bebé es esencialmente un ciudadano de los Estados Unidos durante 85 años con todos los beneficios. Es ridículo. Es ridículo y tiene que terminar”.
 

¿Usted qué opina?: