Ciudad de México.- El caso de la estudiante Aideé Mendoza –asesinada de un balazo mientras estaba en clase de matemáticas en el CCH Oriente– permanece abierto, aclaró la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ) a través de un comunicado.

“La Procuraduría capitalina realiza diversos estudios y peritajes con el apoyo de equipos de vanguardia, con el propósito de determinar científicamente los hechos”, establece la dependencia en el texto.

A los familiares de la joven, remarca la PGJ, “se le comunican los avances de las diligencias y se le sigue dando acompañamiento con atención integral, apoyo sicológico y jurídico.

Originaria de la localidad indígena de Tempexquixtla, en el municipio poblano de Huatlauca, Aideé cursaba el sexto semestre en el CCH Oriente hasta que, el 29 de abril, perdió la vida a causa de un disparo proveniente de una pluma bala.