Boca del Río, Ver.- Docentes de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Veracruzana, acusan inadecuadas condiciones para trabajar.

Se manifestaron a las afueras de Vicerrectoría en Campus Mocambo, pues señalan que no cuentan con las condiciones adecuadas para laborar, señalaron que el día 5 de febrero debieron regresar a dar clases de manera normal, pero se percataron de que las instalaciones aún no están aptas para impartir sus cursos.

Señalaron que les pidieron una semana más de plazo para poder regresar a clases, con lo que se retrasa el plan educativo, y al regresar este 11 de febrero, vieron con pena que aún no están listas las instalaciones.

Es de recordar que la Facultad de Ingeniería fue cerrada para su remodelación, pues se derrumbaron varios edificios, ya que se encontraban en pésimo estado, debido a la falta de mantenimiento, y éstos se volverán a edificar de forma más adecuada a los tiempos.

“Hay muchos camiones de trabajo, grúas trabajando, hay mucho material, y no hay condiciones adecuadas, debido a que puede ocurrir algún accidente tanto a catedráticos como a los alumnos, entonces es lo que venimos a reclamar hoy a la Vicerrectoría, ya que nos habían asegurado que íbamos a tener hoy las condiciones de trabajo necesarias”, señaló Marco Antonio Fragoso Sánchez, docente de la UV.

El acuerdo al que llegaron con la Vicerrectoría que encabeza Alfonso Pérez Morales, es que, una vez más, no habrá clases esta semana, y se ajustará el calendario, para no afectar las clases de los jóvenes universitarios, al tiempo que aseguraron, ya no habría a su regreso maquinaria pesada en la escuela.

“Pues ahorita con esto, ya es un retraso de dos semanas de clases que estamos perdiendo, y de la obra también, tenían que haber entregado el 5 de febrero, que fue cuando iniciaron las clases y no se hizo. Tenían que haber iniciado en diciembre e iniciaron hace dos semanas”, subrayó.

En la Facultad de Ingeniería de la Universidad Veracruzana existen 13 programas educativos, para 2,500 alumnos, mismos que son impartidos por 230 maestros.

Por Julio Ortiz