Tuxpan, Ver.- Como cada año, la ilusión de los niños tuxpeños es salir con su carrito de cartón con una vela encendida para buscar al niño Jesús.

Cada 7 de diciembre este municipio celebra esta tradición, y en los hogares en punto de las 7 de la noche apagan las luces para encender velitas que iluminan las calles y el camino de quienes transitan.

La celebración de este día es en conmemoración al pasaje bíblico cuando el niño Jesús se extravía en Jerusalén y sus padres María y José lo encuentran tres días después en el templo de Salomón, donde estaba platicando con los sacerdotes.

Las velas se encienden para recordar este pasaje e iluminar el camino de Jesús para ayudarle a regresar a casa.

Es de hacer mención que en las escuelas primarias y jardines de niños por la mañana realizaron el paseo de estos carritos, creados por ellos mismos y sus padres.

Cada diseño es diferente, sin embargo, todos llevan una velita encima para iluminar.

Por la noche pasearán no sólo en el centro de la ciudad, sino también frente a sus casas.

¿Usted qué opina?: