Tokio.- El trasplante de células madre pluripotentes inducidas (iPS) al cerebro de un paciente aquejado de la enfermedad de Parkinson, realizado por un grupo de investigadores japoneses de la Universidad de Kioto, hace surgir una nueva esperanza de revertir significativamente los efectos de ese mal.

Estas células iPS procedentes de donantes sanos deben supuestamente desarrollarse en neuronas productoras de dopamina, un neurotransmisor que interviene en el control de la motricidad. La enfermedad de Parkinson se caracteriza por la degeneración neuronal, con síntomas que se agravan progresivamente, como temblores, rigidez muscular y una pérdida de la capacidad de movimiento del cuerpo.

Afecta a más de diez millones de personas en el mundo, según la Fundación contra la Enfermedad de Parkinson estadunidense. Las terapias actualmente disponibles “mejoran los síntomas sin ralentizar la progresión de la enfermedad”, explica la fundación. En tanto que las nuevas investigaciones tienen por objetivo hacer retroceder el mal.

En el primer ensayo de este tipo en el mundo, fueron inyectadas al paciente  2.4 millones de células iPS -capaces de generar cualquier tipo de células- en la parte izquierda del cerebro durante una operación de tres horas realizada en octubre. El hombre, de unos 50 años, soportó bien el tratamiento y permanecerá dos años bajo vigilancia, precisó la universidad de Kioto en un comunicado.

¿Usted qué opina?: