Ciudad de México.- El plan de austeridad puesto en marcha en el presente sexenio ha significado el despido de más de 12 mil empleados que laboraban en el sector público, muchos de los cuales se han lanzado a las calles para protestar por lo que consideran ceses injustificados, sin previo aviso, con el agravante de que se les ha obligado a firmar sus cartas de renuncia.

Entre los casos más representativos está el de los despedidos del Servicio de Administración Tributaria que niegan ser aviadores y exigen la reinstalación en sus puestos, en diferentes partes de la república. La compañía Truman & Roma afirma que hay al menos dos mil trabajadores del SAT que buscan emprender acciones legales para revertir la medida.

Asimismo, en el DIF de la Ciudad de México el recorte ha alcanzado a 900 empleados que se agregan a los 500 de cuyos servicios se ha prescindido en las oficinas de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.