Tantoyuca, Ver.- Derivado del autoritarismo y la falta de información oficial por parte del alcalde Amado Guzmán Avilés, un ciudadano logró obtener un amparo para evitar pasar el filtro sanitizante que ya es obligatorio al entrar a la ciudad.

La demanda de amparo fue presentada por el licenciado Jesús del Ángel Castillo por propio derecho ante el juzgado octavo de distrito del estado de Veracruz bajo el número 140/2020.

Ante los actos reclamados en la demanda de amparo, así como las violaciones alegadas por el quejoso, refiere que el médico veterinario zootecnista Amado Guzmán Avilés, presidente constitucional de Tantoyuca, dio la orden de pasar por los túneles sanitizantes en las entradas y salidas como medidas de protección y contagio contra COVID-19, así como al director de Tránsito y Vialidad y al director de la Policía por ejecutar la orden.

Además de la omisión de información eficiente, detallada y transparente en diversos medios de comunicación oficial en relación a la aprobación de instalar dichos túneles sanitizantes.

Por lo expuesto en los artículos 128 y 138 de la ley de amparo, se concedió la suspensión provisional para que las autoridades no obliguen a pasar por los túneles sanitizantes que están ubicados en las entradas y salidas de Tantoyuca.

Se estima que de no concederle la suspensión, se podría ocasionar afectaciones a la salud del demandante, cabe hacer mención que no se ocasiona perjuicio al interés de la sociedad, ni se contravienen disposiciones del orden público, ya que no se priva a la colectividad de algún beneficio, al no existir evidencia sobre la eficacia de estos sistemas para realizar una desinfección efectiva del virus Sars-Cov-2 causante del COVID-19.

Así como tampoco han sido aprobados por la Organización Mundial de la Salud, ni tampoco por el secretario de Salud federal.

Este amparo fue debido a que la orden del alcalde Guzmán Avilés era clara, de forma obligada tienen los ciudadanos que pasar por los túneles sin distinción de personas, pese a las quejas constantes de los ciudadanos, quienes se ven obligados a pasar por el túnel a pesar de que manifiestan desconfianza en garantizar protección.

Mientras que en otros municipios no existen túneles ni áreas sanitizantes, sólo medidas preventivas como cuestionario para detectar síntomas de COVID-19, así como el chequeo de la temperatura corporal e insumos de higiene como gel antibacterial.

Por tal motivo, el juez federal le concedió el amparo al licenciado Jesús Castillo, ordenándole al presidente municipal Amado Guzmán Avilés que lo deje pasar las veces que sea necesaria, sin que lo obliguen a pasar por los túneles sanitizantes, ya que es un peligro latente para la salud de cualquier ciudadano, ya que puede ocasionar irritación de ojos, dolor de garganta y enfermedades de la piel.