Washington, DC.- Las llamadas ciudades santuario en los que hay mandatarios demócratas podrían recibir a los migrantes ilegales que ha detenido el gobierno estadounidense.

Esa es la solución que plantea el presidente Donald Trump debido a que el partido de oposición no colabora, a su parecer, con endurecer las leyes migratorias.

“Debido al hecho de que los demócratas no están dispuestos a cambiar nuestras leyes de inmigración muy peligrosas, estamos de hecho, como se informó, dando fuertes consideraciones a la colocación de inmigrantes ilegales en las ciudades Santuario…”, expresó el mandatario a través de Twitter.

Añadió: “La izquierda radical siempre parece tener una política de fronteras abiertas, armas abiertas – ¡así que esto debería hacerlos muy felices!”