Aquisgrán, Alemania.- Después de 25 años, las reliquias de Santa Corona, patrona de las epidemias resistentes, fueron sacadas de su depósito en la catedral alemana de Aquisgrán, para exhibirlas cuando termine el brote de coronavirus en el mundo.

Expertos están puliendo su relicario, el cual será expuesto al público cuando haya pasado la contingencia.

Se cree que Corona fue asesinada a los 16 años por los romanos en Siria, por profesar la fe cristiana; esto hace mil 800 años.

Cuenta la leyenda que la mártir cristiana fue atada a dos palmeras dobladas y, cuando se soltaron los troncos, su cuerpo quedó destrozado.

Su triste historia la llevó a convertirse en la patrona de los leñadores, pero fue pura casualidad que se convirtió en una santa patrona para resistir las epidemias, de acuerdo con Brigitte Falk, directora de la Cámara del Tesoro de la Catedral de Aquisgrán.

Contaron que las reliquias de Corona fueron llevadas a la catedral por el rey Otto en 997 y las guardaron debajo de una losa.

Y es que habían planeado exhibir el relicario de Santa Corona durante el verano boreal, como parte de la exposición de artesanía de oro, sin embargo ante la contingencia y cuarentena obligatoria, tuvieron que suspender la actividad. Ahora, la presentación tendrá otro sentido cuando terminen los casos de coronavirus en el mundo, de acuerdo con la portavoz de la catedral de Aquisgrán, Daniela Loevenich.

El relicario está hecho de oro, bronce y marfil, es limpiado de forma minuciosa por expertos, para que esté lista para su próxima exhibición.

Actualmente más de 30 mil personas en Alemania luchan contra la enfermedad.

Como muchos otros santos, Santa Corona puede ser una fuente de esperanza en estos tiempos difíciles”, declaró Falk.