Médico que atendió a una mujer que sufrió severo golpe en la cabeza sólo recetó Paracetamol; se niegan a dar informe detallado de las lesiones

Poza Rica, Ver.- Luego del accidente que dejó como saldo cinco personas muertas y 15 lesionados la tarde del domingo, la empresa Conexión, en contubernio con el hospital Santa Elena, prácticamente se deslindaron de responsabilidad y sólo recetaron Paracetamol a una de las lesionadas, quien sufrió un fuerte golpe en la cabeza, lesión que la mantiene postrada en una cama.

Originarios de la comunidad Limón Chiquito, de condición humilde y por no poder exigir sus derechos, los familiares de la señora Catalina Pérez Bernabé, de 67 años, tuvieron que salir del hospital del que prácticamente fueron echados por el médico Miguel Ángel Romero Quesada, quien no sólo los intimidó, pues además a punto estuvo de llamar a guardias de seguridad, cual vil delincuentes.

Entrevistados en este medio, los familiares indicaron que tras la valoración de una de las lesionadas, el médico determinó que ni siquiera era necesario se quedara en el nosocomio, y la triste atención que recibió sólo fue en el pasillo; en primera instancia, los lesionados fueron ingresados al hospital regional, pero horas después la aseguradora indicó que sería en el Santa Elena donde se les daría servicio médico.

“Un hospital que ni siquiera parece hospital, está lleno de escombros, los médicos andan como en su casa, no andan ni uniformados, y su actuar no es como el de una persona preparada”, dijo a este medio una familiar.

Es tal el descaro de la empresa Conexión que, en complicidad con los médicos del hospital con el que están aliados, se reservan todo tipo de información de los afectados, ya que no les fueron proporcionados dictámenes médicos ni documento alguno donde se hiciera constar las verdaderas lesiones de los heridos. En las placas que se supone fueron tomadas a la señora de 67 años, supuestamente se reveló que no había ningún tipo de lesión, pero la víctima no puede ni moverse.

Sin embargo, la cuestión del inhumano trato en el hospital no lo es todo, pues en el accidente también murió otra de sus familiares y temen que con total facilidad la empresa evada su responsabilidad.

La unidad había salido de la Ciudad de México y tenía como destino la ciudad de Tuxpan, pero la falta de pericia del chofer –quien manejaba a exceso de velocidad- ocasionó el accidente que enlutó a más familias.

Los familiares exigieron la pronta intervención de las autoridades, ya que temen que el estado de salud empeore y al no tener dinero para pagar gastos médicos eso pueda costarle la vida.

En todo momento los afectados responsabilizaron a la empresa de transportes Conexión y al hospital Santa Elena, pues es evidente que lejos de cuidar la salud y el bienestar de pacientes, se preocupan más por cuidar los recursos de la empresa de transporte y escatiman en atención a los deudos.

Por Clemente Hernández Reyes