La salud debe ser garantizada independientemente del paro laboral de los médicos residentes, advirtió la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

A través de un comunicado, el organismo requirió medidas cautelares a la Secretaría de Salud, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Y es que desde ayer lunes entraron en paro de labores los médicos residentes de 68 hospitales en 24 estados del país que exigen el pago de tres quincenas atrasadas y un bono sexenal que está congelado.