Guadalajara, Jal.- Por una hipoteca para salvar de la cárcel a uno de sus nietos, la mujer más longeva del estado podría quedarse en la calle.

El banco le exige el desalojo a María Félix Nava, de 118 años, quien vive en compañía de dos de sus hijas, las tres viudas.

En esa vivienda ha vivido durante 34 años, y hace seis se tuvo que hipotecar; doña Mari no deja de llorar, porque no podrá pagar la cantidad de 300 mil pesos con la venta de dulces que tiene a la puerta de su casa, que en calle Azucena, en la colonia Lomas del Tapatío.

Una de sus hijas asegura que ella hipoteco la casa, no la vendió tal y como lo ha orquestado el banco, al hacer firmar a su madre papeles cuando ellas no están en casa. Por lo pronto esperan que les ayuden para salir adelante con la demanda del banco.

¿Usted qué opina?: