Poza Rica, Ver.- Con llantas, lazos y cables atados de un extremo a otro, los vecinos de la colonia División de Oriente bloquearon una de las vías alternas hacia Coatzintla porque aseguraron que los vehículos transitan a exceso de velocidad, situación que pone en riesgo la vida de sus familiares.

La mañana de ayer jueves, un camión repartidor de productos lácteos chocó y derrumbó el portón de una de las viviendas de la primera Privada de la avenida Pozo 2 de ese sector poblacional. Los peritos de Tránsito Estatal estimaron que los daños materiales ascienden a más de 30 mil pesos.

Los automovilistas no respetan los límites de velocidad, principalmente los taxistas de esta localidad y Coatzintla, además conducen en doble sentido cuando el callejón es angosto, reprochó la señora Eva Garnica, quien junto a sus vecinos decidieron cerrar la calle hasta que las autoridades les resolvieran el problema.

También lamentaron que los choferes de las unidades motrices estén empeñados en utilizar ese acceso cuando hay otras vías alternas que fueron improvisadas mientras reconstruyen el tramo carretero conocido como la Curva Marina.

En semanas pasadas, los inconformes indicaron que los camiones de carga pesada han causado daños en los postes y cables de la luz, telefonía fija e internet de los domicilios. Pero hasta la fecha, ninguna autoridad les resuelve esa solicitud de regular el paso de vehículos ligeros, y no de alto tonelaje.

Además de las instalaciones, las familias temen que las unidades motrices rompan las tuberías de los drenajes y del abastecimiento de agua, situación que dejaría sin servicios a varios habitantes de la colonia División de Oriente.

Por José Martín