Ciudad de México.- En entrevista con el periodista Ciro Gómez Leyva, el exgobernador Javier Duarte acusó a la PGR de amenazarlo y coaccionarlo durante el proceso en su contra.

A través de una llamada telefónica desde el Reclusorio Norte, en la Ciudad de México, Duarte aseveró que ha impugnado la sentencia y que, además, por ser la primera vez que delinque tiene el beneficio de que la condena se reduzca a la mitad, es decir, a cuatro años y medio, de los cuales, ya lleva dos años.

“Hay muchos recursos que todavía nos quedan para poder hacer muchas acciones legales para poder hacer valer la verdad y el derecho nos asiste”, abundó.

Cuestionado sobre la impugnación, si aceptó la condena de nueve años en un proceso abreviado, contestó que fue obligado a ello.

“Tenía una pistola en la cabeza que si no aceptaba, me ponían una condena de 25 años de prisión”, reveló el exmandatario y acusó directamente a la Procuraduría General de la República de haber obtenido la venia de este modo.

“O aceptas el juicio abreviado o te ponemos delincuencia organizada te hacemos una campaña para poderte condenar y que te quedes el resto de tu vida encerrado en la cárcel”, mencionó.

Rechazó las versiones sobre que la PGR lo ayudó al ignorar algunas pruebas y remarcó que lo único que hay en su contra son los dichos de personas que, en su mayoría, ni siquiera conoce.  En este sentido, citó a Javier Nava Soria, supuesto operador político que está internado en el mismo centro penitenciario y a quien, dijo, conoció allí.

No existe una cuenta, un bien, una transferencia, una operación o una empresa en la que él o alguien de su familia o él aparezcan, puntualizó Duarte y recriminó que las pruebas en su contra se basen en testimonios de personas que confiesan delitos y declaran que siguieron sus órdenes, con lo que libran los cargos y se vuelven testigos protegidos.

“Y yo, por haber sido gobernador de un estado atractivo para fines políticos soy el que estoy aquí adentro”, reprochó.

Por Teresa Jiménez