Jerusalén.- Al confirmar que Israel bombardeó un almacén en el aeropuerto internacional de Damasco, Siria, donde presuntamente se almacenaba armamento procedente de Irán, el primer ministro Benjamín Netanyahu reiteró que el Estado judío está “más decidido que nunca” a actuar contra lo que considera apoyo de los ayatolas al terrorismo contra los intereses israelíes en la zona.

Mientras tanto, El Ejército israelí da por terminada la llamada Operación Escudo del Norte lanzada el pasado mes de diciembre para destruir los túneles construidos por el partido-milicia chií Hezbolá, en la frontera libanesa. “Hemos descubierto un sexto túnel de 800 metros de largo en el lado libanés que se adentraba decenas de metros en Israel”, confirmó el teniente coronel, Jonathan Conricus.

El pasadizo cuya entrada estaría en una vivienda de la localidad fronteriza de Ramyeh, tendría dos metros de alto, uno de ancho y penetraría unos 55 metros dentro del territorio controlado por Israel. Según el Ejército será destruido “en los próximos días” ya que, en palabras de Conricus, se trata del túnel “más largo y preciso” de todos los construidos por Hezbolá porque, tal y como se puede apreciar en las imágenes mostradas por los militares hebreos.