La línea de investigación oficial apunta a que el finado se encontraba en las instalaciones de la calle Belisario Domínguez, pero fue sacado por la fuerza de ese lugar

Agua Dulce, Ver.- De acuerdo con datos de la Fiscalía General del Estado, Joel Reyes Tercero, cuyo cuerpo fue encontrado sin vida en el camino entre Las Palmitas y Villa Allende, a unos metros de la playa, fue sustraído con lujo de violencia horas antes de su fallecimiento desde un anexo.

El inmueble se trata de una casa de dos pisos con techo de lona ubicada a un costado del puente Cancino Marín, en la calle Belisario Domínguez de la colonia Kilómetro 1.5, lugar que fungía como un centro de rehabilitación de adictos.

Joel Reyes era conocido como “El Padrino”, es decir, fungía como una especie de guía para los adictos a diversas sustancias, además de ser identificado como subdirector de dicho centro. Adicionalmente, se supo que se dedicaba a tejer hamacas para ganarse la vida, según pobladores de la ciudad.

Durante la noche del martes y la madrugada del miércoles, sujetos no identificados ingresaron por la fuerza a la casa portando armas y se llevaron a Reyes Tercero, el cual fue encontrado sin vida por la mañana del miércoles cerca de la playa; de acuerdo con la autopsia, murió a consecuencia de golpes, sobre todo en el pecho. El resto de los inquilinos del anexo huyó al momento de la incursión.

El funeral de este individuo fue sencillo, en una céntrica colonia de la ciudad, e incluso se indicó que la familia tuvo dificultades para sufragar los gastos generados por los servicios funerarios ante la precariedad que enfrentaban.

Por otra parte, las actividades que desarrollaba en el anexo son la principal línea de investigación para las autoridades, puesto que este fue el último lugar en donde se le vio con vida. Sin embargo, el sitio ahora permanece abandonado, pues después de los hechos los inquilinos prefirieron huir.

Una joven que presentaba retraso emocional recibió apoyo alimenticio por parte de las autoridades municipales, pero cuando volvieron por ella para canalizarla a una clínica local ya no pudo ser ubicada. En cambio, se expuso que la mayoría de los anexados sí fueron recogidos por sus familiares.

Adicionalmente, según datos de Seguridad Pública Municipal, el incendio que se perpetró en el anexo durante el viernes por la noche no habría sido provocado, sino que se trató de un cortocircuito que se extendió gracias a una gran cantidad de colchas y colchonetas viejas apiladas, pues comentaron que los vecinos lograron controlar las llamas con facilidad; mientras que de haber sido iniciado con algún tipo de combustible como gasolina, la acción de los pobladores habría sido insuficiente.

Este caso se ha manejado con sumo hermetismo por parte de las autoridades, mientras que entre la ciudadanía ha circulado una versión que relaciona a las fuerzas federales que incursionaron en el municipio hace una semana. Por ejemplo, hubo señalamientos de que durante las horas previas al hallazgo de “El Padrino” pasaron unidades similares a patrullas de corporaciones federales en el camino a la playa, aunque no hubo nadie que asegurara exactamente de qué agrupación. Esto tampoco ha podido ser sustentado por la Fiscalía, misma que deberá agotar todas las líneas alrededor de este suceso.

¿Usted qué opina?: