Martínez de la Torre, Ver.- El deficiente servicio de alumbrado público con el que cuenta la ciudad, le da más facilidad a los amantes de lo ajeno para cometer sus fechorías, y desafortunadamente, el problema ha estado, está y estará en esta administración municipal debido a la falta de gestión por parte del cuerpo edilicio para buscar solución.

Parques, calles de colonias y áreas de esparcimiento se convierten en boca de lobo en las noches por la falta de mantenimiento, lo que es aprovechado por los delincuentes, para cometer sus robos y atracos y ahora hasta se dan el lujo de lesionar a sus víctimas.

Pero este problema no es solucionado debido a la falta de capacidad por parte de la encargada de la comisión de Alumbrado Público, la regidora María Magdalena Guzmán Muñoz y del regidor de Policía Kefrén Luna Gómez Rincón, quienes sólo se dedican a cobrar su sueldo y ser comparsa del alcalde José de la Torre a la hora de las fotos en los diferentes eventos.

A ninguno de los dos se les ha ocurrido la idea de unir fuerzas y realizar la debida gestión para la rehabilitación completa del alumbrado público, probablemente por falta de interés en el ejercicio de sus funciones o por que no han tenido la capacidad.

Es por esto que las colonias deben permanecer con el problema de alumbrado público, al igual que áreas de esparcimiento, las cuales estarán a merced de la delincuencia, debido a la falta de servicios que los ediles no han podido gestionar.