Niegan abusar del erario y acusan falso discurso para debilitar contrapeso

Ciudad de México.- Tanto el Poder Ejecutivo como el Legislativo emprenden una campaña de desprestigio contra el Poder Judicial de la Federación (PGJ), acusaron jueces y magistrados durante una conferencia de prensa en la que defendieron su autonomía al frenar el tope salarial que establece la ley federal de remuneraciones de servidores públicos.

Y es que luego de que admitieran amparos contra esta legislación, tanto el presidente Andrés Manuel López Obrador como los diputados y senadores de Morena arremetieron este fin de semana contra el PJF y reprocharon que se resistan a dejar de percibir sueldos de 600 mil pesos mensuales.

La respuesta de los juzgadores federales no se hizo esperar y tildaron las acusaciones como “un falso discurso” para hacerlos ver como abusadores del erario al recibir “cantidades excesivas (…) como de 600 mil pesos mensuales”.

“El riesgo de mantener campañas de desprestigio contras los juzgadores, haciéndolos pasar por oportunistas que sólo buscan el beneficio personal, es el debilitamiento de la confianza ciudadana en sus propias instituciones”, enfatizó el magistrado Luis Vega Ramírez.

El también presidente de la Asociación Nacional de Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito del Poder Judicial de la Federación consideró que “no puede llamarse democrático un país en donde no haya contrapeso de poderes”.