Pueblo Viejo, Ver.- El programa federal denominado Jóvenes construyendo el futuro, no ha sido aprovechado por comercios y negocios, al no solicitar a los becarios; estos últimos tampoco se han acercado.

Uno de los beneficiados con este programa fue el comerciante Miguel Reyes del Ángel, propietario de un restaurante en el Paso del Humo, quien indicó que él se registró como tutor y solicitó a la Secretaría de Trabajo a cuatro becarios, que comenzaron a laborar a partir del 15 de abril, por lo cual los aprovechó en un periodo de mucho trabajo durante la Semana Santa.

Explicó que los becarios reciben 3,600 pesos al mes, laboran de lunes a viernes ocho horas al día, indicando que en la capacitación que se les brinda en su negocio, tienen que aprender la atención a clientes, cocineros, barman, que les permitan tener un oficio.

Indicó que algunos otros negocios quizá por desidia o por evitarse trámites, no solicitaron becarios y esto no ayuda al programa, ya que los negocios o empresas son las que tienen que solicitarlos y se manejan con un contrato buscando que atiendan como un trabajo formal.

Por Francisco Díaz