Ciudad de México.- La prioridad para el próximo gobierno federal es el ahorro, declaró el futuro jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, quien desechó la idea de que haya estímulos fiscales para los empresarios.

“Ya una vez que tengamos la casa en orden, entonces ya podemos hablar. Si hubiese un plan emergente lo platicaríamos con el Consejo Coordinador Empresarial”, aclaró al señalar que la postura será flexible más adelante.

Actualmente, la administración de Enrique Peña Nieto implementa un estímulo al impuesto especial sobre producción y servicios a las gasolinas; está el programa de repatriación de capitales para incentivar la economía y la inversión, con menores tasas tributarias, por ejemplo.

“Se tendrá un análisis a detalle de dónde estamos y, con base en eso, el gabinete va a coordinar su nuevo presupuesto. Lo aglutinará la Secretaría de Hacienda y ahí vamos a ver qué tanto margen de maniobra tenemos”, añadió.

¿Usted qué opina?: