Saltillo, Coah.- Desde hace cuatro décadas, el líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, Carlos Romero Deschamps ya era investigado por robo de hidrocarburos.

La carpeta de investigación de la Dirección Federal de Seguridad cuenta con múltiples acusaciones como secuestros y golpizas a adversarios políticos, venta de plazas, desvío de recursos para campañas políticas y robo de combustible en la refinería de Azcapotzalco, misma que era sustraída en pipas presuntamente de su propiedad.

Javier García Paniagua y Miguel Nazar Haro, quienes figuran como leyendas del espionaje político en México, eran quienes seguían los pasos de Romero Deschamps desde 1977, cuando Deschamps se postuló como candidato a secretario general de la sección 35 del sindicato.