Indolencia del edil de Salud, Fausto Cabrera Dávila, pone en peligro a consumidores

Poza Rica, Ver.- Con moscas alrededor, basura y pestilencia, así operan los puestos de tacos y venta de carne de pollo en el centro de la ciudad. Los comerciantes fijos aseguraron que es muy escasa la vigilancia e inspección por parte de las autoridades de Sanidad Municipal.

De acuerdo con los comentarios de los vendedores fijos, las condiciones en que ejercen la actividad comercial, de forma ambulante, ponen en riesgo la salud de las personas que adquieren esos productos que expenden a cielo abierto.

Los inconformes consideraron que el personal de Sanidad Municipal y hasta el propio regidor comisionado en Salud y Asistencia Pública, Fausto Jaimit Cabrera Dávila, por ser médico, deben intervenir y meter en cintura a todos aquellos comerciantes que infringen la Ley en la materia.

Debajo del distribuidor vial, sobre el camellón central del bulevar Adolfo Ruiz Cortines, las calles Heroico Colegio Militar, Antonio J. Bermúdez y la avenida Heriberto Kehoe Vincent son los accesos donde abundan locales de venta de tacos, carne de pollo o cerdo a la intemperie.

Bajo las mismas condiciones funcionan otros locales dentro de los mercados, donde los locatarios acostumbran a arrojar desperdicios de comida y productos sobre los canales de desagüe, así como entre los pasillos, lo que provoca pestilencia en varios establecimientos, pero los funcionarios de Sanidad no actúan.